Las Tandas de Iniciación

Motivo y origen de su creación.

Desde que existen las tandas los sistemas para estrenarse en ellas han sido siempre los mismos, o gastándose un pastón en formación previa y/o un trackday especial que fuera combinación de tandas y curso de conducción, o a las bravas.

 

De las varias premisas que se querían cumplir en Trackrat cuando se empezaron a organizar eventos había una primordial, seleccionar a los participantes para garantizar las mejores condiciones posibles a la hora de entrar a pista.

Eso nos llevaba al dilema de que hacer con los novatos, pues ponerlos en pista con los pilotos más experimentados, no encajaba con lo que proponiamos, y decirle a un proyecto de tandero que además apunta maneras: «Vete a coger experiencia en otro lado y cuando la tengas vuelve» ni era justo, ni correcto ni bueno para el mundo de las tandas.

No es justo porque nadie nace aprendido y empezar tenemos que hacerlo todos en un momento u otro. No es correcto porque trasladar un problema no es solucionarlo, es eludir una responsabilidad. Y no es bueno para las tandas porque para que en este país tengamos un motor amateur y un panorama de tandas como debería de ser, faltan muchos tanderos y nunca vamos a tenerlo si no le damos a los que quieren empezar los ánimos, la oportunidad y los mejores medios posibles.

Así que ya me dirás que hacíamos, menudo dilema. No podíamos decirles que no, pero a los otros más experimentados les habíamos dicho que nada de novatos en pista. Pues hubo que decirles que sí y ponerlos a correr solos. Pero a ver, si llenábamos una tanda solo de novatos ahí podía pasar cualquier cosa y como se lleven un susto no vuelven a hacer una tanda en su vida. Pues va, les ponemos un instructor que les enseñe antes de entrar a pista. Y mira, ya que estamos que sean menos coches aun que en las normales, que en nuestro caso ya de por sí son menos que en las de cualquier otro organizador.


Caray, pero entonces si hay que pagar un instructor y el coste de la tanda hay que repartirlo entre menos coches, les va a salir por una pasta. Y si es más caro que las normales los habrán hasta que mentirán y dirán que ya tienen experiencia o se irán a otro lado a estrenarse por el método de «a las bravas», igual se llevan el susto bla bla bla. Pues venga, mismo precio que las otras y si hay que perder se pierde pero aquí se hace lo que es correcto.

Y así nacieron las tandas de iniciación. Ha habido ediciones con 5 participantes, pero nunca se han anulado. Ha habido veces que no estaba planteado hacerlas pero a la que algunos compañeros han mostrado interés se ha hecho un hueco en el horario y se han hecho. Han servido en ocasiones hasta como un filtro más que nos ha ayudado a evaluar la actitud de los aspirantes a Rata Circuitera. Son la mayor seña de identidad de este Club, lo que nos hace únicos. El compañerismo, la deportividad, el respeto, el sentido de formar parte de un colectivo, todo eso nos hace diferentes, Si algo le da sentido a nuestro lema (Bueno, lo de mejores va a gustos) son las Tandas de Iniciación, hacen de este proyecto algo único y quienes participan en ellas son el aire que necesitamos para seguir respirando y avanzando, nuestro futuro. Cuantos más lo hagan, más lejos llegaremos.

¿Cómo funcionan?

Muy sencillo, cuando os inscribís escogeis esta modalidad, y a partir de ahí y hasta el día de su celebración no se diferencian en nada de las otras. Una vez en pista tampoco, nadie os va a limitar, en las tandas de iniciación se corre como en las otras, solamente que sabiendo que los participantes carecen de experiencia previa y se debe extremar la prudencia.

Venís al circuito igual que los demás, a veces un poco más temprano porque por necesidades del día la teórica se tiene que adelantar un poco. Al acceder al recinto del circuito, os solicitaran que os identifiquéis y una vez en el paddock, aparcáis en la zona que se os habrá indicado, que no es ni más ni menos que la más cercana al aula donde se imparte la formación teórica.

Hecho esto os dirigís a la mesa de la organización a acreditaros. Suele estar en el primero de los boxes abiertos, empezando por la derecha. Allí recibiréis la pulsera que os identifica como participantes, el adhesivo de color para el vehículo que indica en que tandas podéis entrar y el cronometraje que os permitirá saber vuestros tiempos por vuelta.

La pulsera os la debéis poner en ese momento, el adhesivo de identificación en la esquina superior izquierda del parabrisas y el cronometraje varía segun el circuito y el sistema utilizado.

A partir de ese momento y dependiendo de lo tempraneros que hayáis sido podéis daros una vuelta y familiarizaros con el ambiente y las instalaciones hasta que comience la clase teórica impartida por nuestro particular profesor de piano, que normalmente suele ser a las 10 cuando se abre pista al resto de participantes. Es importante que unos 10/15 minutos antes os reunáis en la zona contigua al aula para que cuando llegue el profe de colocar en pista los conos que os servirán para situar los puntos de trazada, pueda comenzar la clase sin retraso ni ausencias.

En la teórica se os intentará dotar de las herramientas necesarias para que aprovechéis cada momento en pista, desde el primero al último de la mejor manera posible.

La manera de frenar, trazar y acelerar, la interacción con otros vehículos, etc. etc. No se trata de que salgáis de ahí hechos unos pilotarros, sino de que cuando hagáis la toma de contacto con el circuito vayáis lo menos perdidos posibles. Escuchar y poner en práctica lo oído ya es cosa vuestra, pero tened en cuenta que el profe pasa informes sobre los participantes después de cada curso en los que se valora más la actitud que la aptitud.

Una vez terminada la primera sesión teórica, que será de unos 40 minutos, dispondréis de más o menos media hora antes del gran momento. Ojo que tendréis mucho trabajo pendiente si no lo habéis hecho antes de iniciar la teórica. Comprobar las presiones de los neumáticos, aseguraos de que los ganchos, al menos uno, para remolcar el vehículo están puestos, vaciar el vehículo de material que se pueda mover y ser molesto o peligroso (podéis dejarlo en el box de la organización si es necesario), gasolina! (eso más vale que lo hayáis hecho antes si no mal vamos) , nivel de aceite …. buffff… encima con todos los nervios..! El casco! ¿Dónde he dejado el casco? . Cuando falten unos 5 minutos para la hora fijada de inicio de vuestra primera tanda, os dirigís hacia la entrada a pista, y os ponéis en fila india a esperar hasta que los participantes en la tanda anterior terminen y los comisarios os indiquen que podéis entrar a pista. A medida que vayáis llegando a su altura irán comprobando que el vehículo disponga del adhesivo correspondiente y los ocupantes del vehículo de las pulseras (Si, podéis llevar copiloto) y os pediran que cerréis las ventanillas si es que las lleváis abiertas, dejando como maximo una abertura de unos 4 dedos.

El hecho de que seáis menos en estas tandas,  pretende fomentar el que dispongáis de más espacio y no os molestéis etc., pero la mayoría de las veces pasa lo único que puede pasar con unos tanderos, que por muy novatos que sean es lo que son y  desde el muro no se ve pasar a nadie durante 2 minutos y en 15 segundos pasais todos apelotonados.

es evidente que los piques son una parte fundamental de la diversión en un trackday, pero para vuestra primerísima tanda os recomiendo hacer una salida escalonada.

Sed prudentes. Parece un sinsentido decir esto cuando a lo que se va a un circuito es a darle gas, pero aprended a caminar antes de poneros a correr. Cada salida de pista, cada incidente os resta tiempo en pista a vosotros y a veces a todos vuestros compañeros. Tendréis dos tandas ese día y muchas otras por delante para ir a fondo, no queráis hacerlo todo en 5 minutos.

Entre la primera y la segunda tanda dispondréis del instructor otra vez por si queréis consultarle alguna duda sobre lo que os habéis encontrado a la hora de la verdad.

Una vez terminada vuestra segunda tanda y dependiendo del formato del día si queréis y os habéis quedado con ganas de más podéis consultar disponibilidad para entrar otro rato, pero recordad, una retirada a tiempo es una victoria y el objetivo primordial de las tandas de iniciación es que os vayáis a casa con el mejor sabor de boca y os convirtáis así en adictos sin remedio a las tandas.

Está permitido hacer iniciación un máximo de dos días, después de eso, fuera rueditas y con los mayores